Acerca de

Decidir qué plasmar, es algo que cualquier pintor experimenta. D L aborda el lienzo crudo, deja q la tela la guíe 

Decidir qué será lo primero en plasmar, es algo que cualquier pintor experimenta. Denise Lacarra tiene distintas maneras de iniciar. A veces con trazos ligeros de carboncillo, otras con una base de color. 

Pinta sobre el lienzo crudo, deja que la tela la guíe, que la brocha ejerza fricción sobre ésta, dándole control. Lacarra incorpora técnicas como las aguadas, el drip painting y la pintura en aerosol. Experimenta con el color, lo superpone, lo oculta, descubre, lo mezcla y desaparece. La abstracción se muestra en su obra debido al interés en el estudio del color y las formas; aparecen figuras complejas y espontáneas, creadas por el encuentro de pigmentos.

 

El paisaje se presenta como tema en el trabajo de Denise sin una idea preconcebida, no intenta hacer una representación fiel de o de ellos, los construye a partir de retazos de memoria. Sus recuerdos, uno a uno, van configurando parte de la pintura a través de los colores, las formas y las texturas.

 

Denise existe al igual que el lienzo, son dos entidades, aporta su ser al fusionarse con la tela. Comienza una conversación entre objeto y sujeto al realizar el primer gesto. El siguiente paso es dejarse guiar por el cuadro, realiza decisiones rápidas e instintivas, el lienzo cobra vida para ser un ente con necesidades. Precisa distancia, los tiempos son indefinidos, abandona el cuadro, regresa a él, entablan un diálogo y vuelve a abordarlo en busca de armonía, fluidez y una composición espontánea.

 

Es así como Lacarra explora lo pictórico con distintas técnicas, elementos abstractos, paisajes imaginados, se vuelve una con el lienzo. Denise da la última pincelada, ésa que nos incita a descifrar mundos frente a su pintura, invitándonos a ser observadores activos, a tomar decisiones sobre lo que miramos, volvernos uno con el cuadro.

Eduardo Lozano

Con la pintura entro en tierra desconocida, en el abismo infinito.  
En expresar lo inefable,  lo inarticulado, es sobre 
exploración de líneas y formas. 
La experimentación de color en su extensión total. 
Cuando uno se permite “no saber”  lo que va a suceder,  se invita a la verdad profunda, la verdad que el cuerpo conoce para expresarse sin ninguna atadura o inhibición.  
Es así como mi pintura continúa develándose. 
Un descubrimiento trae siempre otro. 
Un encuentro trae siempre una esperanza.  

Denise Lacarra